La cultura del compliance tiene que ver con procedimientos para evitar incumplimientos, irregularidades e infracciones dentro de las organizaciones. Contar con un buen programa de compliance implica cumplir con los requerimientos legales y normativos, pero también construir un negocio de forma sostenible y responsable.

El compliance busca generar una cultura del cumplimiento empresarial. Esta se volvió fundamental en las organizaciones hoy en día. En este sentido, el sector financiero tiene un marco normativo amplio y muy regulado que obliga a las empresas a poner en práctica el compliance.

Sin embargo, en los últimos años todos los sectores de diversas áreas comenzaron a tener regulaciones más fuertes. El ámbito laboral, la seguridad fiscal y hasta medioambiental. La tendencia es evitar riesgos, corrupción, lavado de dinero, filtraciones de datos, etc. Por eso, la finalidad del compliance es detectar y prevenir estos riesgos en las empresas.

¿Cuáles son los riesgos de no cumplir con la normativa?

No cumplir con la regulación puede traer graves consecuencias para las organizaciones. De este modo, las sanciones y las multas afectan su reputación y esto es un daño muy grande para una entidad.

Las malas prácticas o no tener un programa de compliance puede provocar severos daños reputacionales y económicos. La confianza es el activo número uno con el que cuentan las empresas y perderla implica una enorme daño para su relación con clientes, proveedores y colaboradores.

Por estos motivos, una cultura de cumplimiento empresarial con una ética de buenas prácticas es fundamental para cualquier organización. Fomentar la sensibilización y conocimiento de las normas se convirtió en una tendencia que ninguna entidad puede evadir.

El éxito del compliance se mide por su invisibilidad; por no ser percibido. Esto es porque se cumplió con la ética de trabajo. Cuando algo comienza a ir mal y un cliente lo nota lo que se hace es control de daños. Sin embargo, el compliance funciona cuando se prevén los riesgos. Funciona antes de que las cosas salgan mal y por eso es invisible.

Compliance en empresas

Principales desafíos del compliance

Un desafío del compliance es mantenerse actualizado permanentemente en una normativa que evoluciona todo el tiempo. Para esto es fundamental contar con capacitaciones constantes al personal de las empresas que refuercen la cultura del compliance. Y también tener soluciones regtech que permitan estar a la vanguardia de las novedades normativas.

Sin embargo, el desafío más grande para el sector compliance tiene que ver con la diversidad de herramientas para dar respuesta a los requerimientos. Hoy en día, que una entidad tenga varios programas diferentes para cumplir con el compliance termina provocando pérdidas de tiempo y eficacia en la gestión de riesgos. Es necesario contar con una solución integral que pueda contemplar todos los aspectos del compliance de una organización.

Antes, gastar en software regtech que garantizara el cumplimiento normativo era algo prescindible. Hoy, sin embargo es necesario y urgente.

Un solución integral para mejorar la cultura del compliance

Compliance Evolution es una solución integral con catorce potentes módulos que cubren las necesidades del oficial de cumplimiento:

  • Tone from the top. Este módulo está pensado para el involucramiento desde la alta gerencia. Permite realizar comunicaciones hacia toda la organización con confirmación de lectura y asignación de roles (redactor, validador, publicador).
  • Código de conducta. Una funcionalidad para establecer de forma clara y precisa los códigos de conducta y políticas de integridad, de manera versionada, auditada y con confirmación de lectura.
  • Proveedores. Aministra de forma segura la cartera de proveedores y realiza evaluaciones a través de una matriz de riesgos. Realiza debida diligencia y ofrece al proveedor un onboarding para la auto-administración de su legajo.
  • Screening. Searching en tiempo real de Personas Expuestas Políticamente, de listados en registros de criminalidad nacional e internacional, sancionados por organismos reguladores, deudores del BCRA y otras listas de control.
  • Línea transparente. Cuenta con un canal de denuncias sobre normas de cumplimiento corporativo y políticas de integridad. Además, brinda anonimato, protección laboral y garantiza la responsabilización por parte de la organización.
  • Monitoreos y alertas. Este módulo cuenta con un set de alertas estándares acorde a la debida diligencia y a la matriz de riesgo.
  • Capacitaciones y difusión. Brinda capacitaciones obligatorias, de carácter general y segmentadas por jerarquías, con evaluaciones y accesibilidad tanto para registros internos como públicos.
  • Auditoría. Establece valoraciones sobre el grado de cumplimiento de todos los módulos. De este modo, se basa en datos e información gestionada a través de la solución.
  • Acuerdos y conflictos de interés. Solicita aceptación de las políticas de la organización como condición necesaria para establecer un vínculo de negocios.
  • Matriz de riesgos. Permite obtener una matriz de riesgo de clientes y proveedores en función de políticas de compras y contrataciones.
  • Investigaciones y sanciones. Proporciona un circuito de tratamiento para la resolución de denuncias y conflictos de interés.
  • Políticas de integridad. Permite establecer normas sobre competencia, licitaciones y contratos.
  • Registros. Permite aplicar una política de inviolabilidad y trazabilidad de todos los registros.
  • Presupuestos. Permite asignar una partida específica destinada a la política de la integridad. Además, brinda la posibilidad de plantear metas anuales en función de los resultados de la compañía.
Compliance en empresas

Otros artículos que pueden ser de tu interés: